viernes, 15 de agosto de 2008

¿Animales venenosos? Pez piedra

El pez piedra apenas si parece un pez. Cuando yace sobre el fondo se asemeja más a una roca rugosa y agrietada. Así pasa inadvertido. Tienen púas en la aleta dorsal (12-13), anal (3) o pélvica (2), cada una de ellas con una glándula venenosa. El veneno es tan potente como el de la cobra, tiene citotoxinas y neurotoxinas. Al clavarnos una espina aparece un dolor intenso y lacerante, con un riesgo de ahogamiento del bañista, el dolor se irradia por todo el miembro y alcanza su máximo a la hora. Se acompaña de dolor de cabeza, vómitos, espasmos intestinales, hipertensión arterial, en ocasiones con arritmias cardíacas, parálisis musculares, convulsiones, coma y parada cardiorrespiratoria. Si sobrevive el paciente, la curación de la herida es lenta, con abscesificación de la misma.

Su camuflaje es tan difícil de superar que solo se descubre por casualidad. Se le encuentra en aguas del Pacífico y alrededor de Australia.